49 organizaciones y 76 personas hacen un llamado al diario El Universal a sensibilizarse sobre la violencia contra las mujeres

Les hacemos un llamado a sensibilizarse sobre estos temas, a incorporar la perspectiva de género en su trabajo periodístico, y a no ser parte de la revictimización que sufren las mujeres y niñas que son objeto de distintos tipos de violencia en Venezuela, apoyando en esta ardua labor de prevención y atención a las sobrevivientes, desde la empatía y el respeto.


- Publicado por: Red Naranja Venezuela, el 19 junio, 2021

Estimados y estimadas,

Es con estupor y profunda indignación que organizaciones de la sociedad civil venezolana que hacemos parte de la Red Naranja, organizaciones allegadas, hombres y mujeres activistas por los derechos humanos de las mujeres, nos dirigimos a ustedes en esta ocasión, para denunciar la ridiculización, minimización y distorsión del fenómeno de la violencia contra las mujeres y niñas, tal como se expresa en el artículo de opinión denominado “El árbol sangrante”, publicado en el diario El Universal el pasado domingo 13 de junio, escrito por Carlos Raúl Hernández.

En el citado artículo, se exponen una serie de argumentos incorrectos y descontextualizados pero que se presentan como verdades absolutas, con una carga de misoginia importante, que pretenden reducir la experiencia de las sobrevivientes de violencia basada en género, que en días recientes se han expresado en redes sociales en Venezuela, haciendo públicos sus testimonios personales con la intención única de buscar justicia, en lo que se ha conocido como el fenómeno #YoSiTeCreo o #MeToo venezolano.

Vale la pena recordar que la violencia contra las mujeres es una realidad innegable, y que de acuerdo a ONU Mujeres, esta problemática social afecta a 1 de cada 3 mujeres quienes han sido, son o serán víctimas de distintos tipos de violencia en algún momento de sus vidas, por el solo hecho de ser mujeres. En el caso venezolano, la ONG Centro de Justicia y Paz (Cepaz), ha documentado que en los primeros cinco meses de 2021, se han reportado 99 femicidios (definido en la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia como “la forma extrema de violencia de género, causada por odio o desprecio a su condición de mujer, que degenera en su muerte, producidas tanto en el ámbito público como privado”). Solo durante el mes de mayo, Cepaz documentó 24 femicidios consumados y 6 frustrados.

Adicionalmente, en dicho artículo se cuestiona la labor de las organizaciones de sociedad civil que trabajamos arduamente en la prevención de la violencia contra las mujeres, y que ofrecemos atención legal y psicosocial a las miles de víctimas de violencia basada en género, que hacen uso de los servicios que ofrecemos de forma gratuita. Cabe la aclaratoria: datos reportados al Financial Tracking Service (FTS) durante 2016, 2017 y 2018, dan cuenta de que solo el 0.12% del financiamiento global para emergencias, está destinado al apoyo de iniciativas para la prevención y gestión de casos de violencia contra las mujeres y niñas. Esto representa apenas un tercio del financiamiento necesario para programas sobre violencia de género. No queda claro en el artículo a qué se refiere la expresión “financiamiento global para mentir”. Lo que sí queda claro es que el financiamiento para prevenir y atender casos de violencia basada en género es escaso para la erradicación y prevención de dicha problemática.

Consideramos que es inadmisible que desde El Universal se dé cabida a este tipo de expresiones machistas, pues atentan contra logros universalmente reconocidos en tratados internacionales de derechos humanos, que han sido alcanzados a partir de la lucha tricentenaria del movimiento de mujeres en todo el mundo, quienes han tenido que pelear desde el derecho al voto, a la patria potestad de sus hijos, a la propiedad privada, al trabajo, a la educación, hasta el derecho a decidir sobre sus propios cuerpos. Derechos por cierto, que aunque esbozados en tratados y leyes, son en muchos casos aún una deuda para con las mujeres, niñas y adolescentes en todo el mundo. Todo lo anterior ha permitido que la violencia contra las mujeres deje de ser natural o justificable, y por el contrario, se tipifique en leyes que definen y regulan estas situaciones.

También en el mencionado artículo, se ataca a personas que conforman la comunidad LGBTIQ+. De manera que el artículo de opinión también promueve el odio hacia la diversidad. La insinuación de que la violencia infantil hay que aceptarla “porque todos hemos sido o somos víctimas de agresión”, parece incluso más difícil de sustentar. Es claro que la violencia y las guerras son una cuestión normalizada en nuestras sociedades. Cabría entonces la pregunta -retórica, claro está- sobre quiénes han sido tradicionalmente los líderes políticos del mundo,  y cuál es, aún en pleno 2021, el porcentaje de mujeres jefas de Estado y de gobierno en el poder.

Si bien el derecho a la libertad de expresión es un derecho humano, también lo es el derecho a no ser discriminado por razones de género, identidad o expresión de género, orientación sexual, ni ninguna otra condición. Las opiniones que promueven el odio y la degradación o discriminación de las personas en razón de ciertas condiciones, no pueden bajo ningún concepto considerarse expresiones legítimas del derecho a la libertad de expresión, y por esta misma razón están reguladas en muchos marcos legales.

Nuestra intención con esta carta abierta no es atentar contra la libertad de expresión, porque por esta vía la ejercemos, sino visibilizar nuestra indignación por este tipo de publicaciones y su complacencia, que pudieran incluso considerarse como violencia mediática, tipificada en la ley venezolana. Es una oportunidad valiosa, además, para recordar a El Universal y al ecosistema de medios de comunicación venezolanos, el rol que están llamados a jugar en la ardua labor de re-educar a nuestra sociedad acerca del peso inmensurable de los roles y estereotipos de género sobre las mujeres,  niñas y adolescentes de nuestro país, y de esta forma avanzar en el logro de la eliminación de todas las formas de discriminación contra las mujeres, cuya manifestación ulterior es precisamente la violencia de género. Sobre estos temas, medios de comunicación de la región y de otras latitudes, han asumido el papel que están llamados a jugar. Este no es más que un necesario recordatorio para que los medios venezolanos hagan lo que corresponde.

Existen en Venezuela varias iniciativas que vale la pena celebrar, como el esfuerzo de Efecto Cocuyo por transversalizar la perspectiva de género en su trabajo periodístico, o la reciente publicación del directorio www.mujeresreferentes.com con los auspicios de El Pitazo, Tal Cual y RunRunes. También destaca la creación en agosto de 2020 de la Red de Periodistas Venezolanas, que busca incorporar la perspectiva de género al ejercicio periodístico en nuestro país y Venezolanas Investigan, red que busca contribuir a mejorar el nivel de pluralismo, debate y crítica en los espacios académicos y de discusión pública.

Sin embargo, queda mucho por hacer y El Universal y los demás medios deben elegir si seguir apoyando posiciones discriminatorias que violentan derechos fundamentales, o si se hacen parte del esfuerzo global destinado al logro de la igualdad de género como uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de la Organización de Naciones Unidas (ONU),  que demandan el compromiso y trabajo en alianza entre Estados, sociedad civil, sector privado, medios de comunicación y todos quienes hacen vida en nuestras sociedades.

Les hacemos un llamado a sensibilizarse sobre estos temas, a incorporar la perspectiva de género en su trabajo periodístico, y a no ser parte de la revictimización que sufren las mujeres y niñas que son objeto de distintos tipos de violencia en Venezuela, apoyando en esta ardua labor de prevención y atención a las sobrevivientes, desde la empatía y el respeto.

Quizás no podemos pedirles que se entrevisten con cada víctima que se desconoce o humilla en el citado artículo, o con los sobrevivientes de femicidios; que expliquen algunos de los argumentos esgrimidos a los huérfanos de la casi centena de femicidios que han ocurrido en lo que va de año, o que se solidaricen con las madres y padres que han perdido a sus hijas a manos de sus parejas en un “ataque de celos” que no es tal, o con las cientos de mujeres que desarrollaron algún tipo de discapacidad luego de ser agredidas. Pero a ustedes, como uno de los principales y más reconocidos medios de Venezuela,  les pedimos ejercer su labor periodística con profesionalismo, empatía y respeto, reconociendo su rol y responsabilidad social.

Organizaciones:

  1. 100% Estrógeno
  2. C. Rosa de Montaña
  3. Acceso a la Justicia
  4. Ambar Asociación Civil
  5. Asociación Venezolana para una Educación Sexual Alternativa (AVESA)
  6. Ateneo Ecológico del Orinoco
  7. Auroramadre
  8. Bandera Roja
  9. Caleidoscopio Humano
  10. Cámara de Comercio y Empresas LGBTIQ+ de Venezuela
  11. CECAVID
  12. Centro de Justicia y Paz (Cepaz)
  13. CISFEM
  14. Civilis Derechos Humanos
  15. CNP Guayana
  16. Comisión de la mujer de la Universidad de los Andes (ULA)
  17. EXCUBITUS Derechos Humanos en Educación
  18. Fundación Aguaclara
  19. Fundación CERLAS
  20. Fundación Lucelia
  21. Fundación Pro-Defensa Del Derecho a La Educación y La Niñez
  22. Fundación Pro-Idheas
  23. Fundación Siete Colinas
  24. Fundación Vida Jurídica Diyuly Chourio
  25. Fundemul Venezuela
  26. Instituto Tachirense De La Mujer
  27. Juventud Unida en Acción (Juena)
  28. Más Mujeres Más Democracia
  29. Movimiento Ecofeminista Hermanas Naturales
  30. Movimiento Mujeres Voluntad Popular
  31. Movimiento SOMOS
  32. Mujeres para el Mundo
  33. No me quedo en rosa ORG
  34. No Permitas Malos Tratos
  35. Observatorio de Violencia de Género de Proyecto 860
  36. Observatorio Penal Mérida (OPEM-DDHH)
  37. Observatorio Venezolano de Derechos Humanos de las Mujeres (OVDHM)
  38. Observatorio Venezolano de Prisiones
  39. ORMUMA Organización de Mujeres Macureñas. Estado Sucre
  40. Paraamu
  41. Proyecto 860
  42. Red Mérida Feminista
  43. REPEM-VENEZUELA
  44. Unión Afirmativa
  45. Unión Femenina Venezolana (UNFEVE)
  46. Uquira
  47. Venezolanas Globales
  48. Women Empowerment Laboratory
  49. Provea

Personas:

  1. Adriana Adrián
  2. Ana Caufman
  3. Ana Elba Domínguez Aranguren
  4. Ana Mary Risso
  5. Ana Teresa Trujillo Arroyo
  6. Andrea Falcón
  7. Aura Rondón
  8. Azalia Licón
  9. Beatriz Elena Mora
  10. Beatriz Salas
  11. Blanca Pantin
  12. Camila González
  13. Carmen Barazarte Pérez
  14. Carolina Girón
  15. Christi Rangel
  16. Clorinda Saluzzo
  17. Dalia Márquez
  18. Daniela Clarke
  19. Daniella Loma
  20. Dhayana Fernández-Matos
  21. Diana Merchán Pérez
  22. Dickson Segovia
  23. Diva Rodriguez
  24. Ella Bric
  25. Fabiola Mendoza
  26. Gabriela Buada Blondell
  27. Gipsy Sarita Montiel Ramírez
  28. Griselda Barroso Morgado
  29. Hisvet Fernández
  30. Isabella Polito
  31. Isamar Mosquera
  32. Jairo Antonio Pepe
  33. Jau Ramírez
  34. Javier Samuel Paredes
  35. Jessika Ramírez
  36. Jesus Torrivilla
  37. Juanita Aguilera Rojas
  38. Karla Ávila Morillo
  39. Karlenys Landaeta
  40. Karol Moreno
  41. Katty Salerno
  42. Laura Louza
  43. Lilia Arvelo Alemán
  44. Lorena Liendo Rey
  45. Luisa Pernalete
  46. Magaly Huggins
  47. María Corina Muskus
  48. Maria Eugenia Gil Beroes
  49. María Fernanda Montilla
  50. María Laura Chang
  51. Mariana Fernández
  52. Mariana Vahlis
  53. Mayela Carrillo
  54. Melanie Agrinzones
  55. Mercedes Muñoz
  56. Miguel Vincenti
  57. Miriam Bracho Suárez
  58. Naive Angulo
  59. Nellis Hernández
  60. Nohelia Urbina
  61. Norma Ferrer
  62. Nuglenys Hernández
  63. Ramsés Ulises Siverio
  64. Robert Semidey
  65. Ronny S. Rodríguez Rosas
  66. Samantha González
  67. Sandra Caula
  68. Sherezade Arias
  69. Thailiana Marcano
  70. Thaimí Marcano
  71. Venus Faddoul
  72. Verónica Arvelo
  73. Verónica Colina
  74. Victoria Silva
  75. Yulis Rondón
  76. Yuri Quintana

Deja una respuesta