Referencias de la sociedad civil feminista mundial para el éxito del proceso Beijing+25

0Nosotras, las organizaciones feministas de la sociedad civil, compartimos nuestros requisitos mínimos acordados y principios no derogables que creemos que deben cumplirse para que el proceso de Beijing+25, incluido el Foro para la Generación de Igualdad, logre nuestro objetivo declarado de verdaderas reuniones feministas con significado, participación y dirección clara y progresiva para el futuro del […]


- Publicado por: Comunicaciones CEPAZ, el 28 agosto, 2019
0

Nosotras, las organizaciones feministas de la sociedad civil, compartimos nuestros requisitos mínimos acordados y principios no derogables que creemos que deben cumplirse para que el proceso de Beijing+25, incluido el Foro para la Generación de Igualdad, logre nuestro objetivo declarado de verdaderas reuniones feministas con significado, participación y dirección clara y progresiva para el futuro del movimiento feminista.

  • Principios para la participación

Para tener éxito, el proceso de Beijing + 25 debe regirse por los siguientes principios que no se presentan en un orden particular y deben considerarse de igual importancia. Hemos proporcionado recomendaciones específicas para las partes interesadas en la Sección II.

Vínculos entre lo global y lo local: el proceso Beijing + 25 debe tener términos de referencia claramente definidos que describan los términos para la participación y muestren cómo se establecerán los vínculos entre los procesos nacionales, los procesos regionales intergubernamentales y el Foro a nivel global.

Aceptar la interseccionalidad: el Foro debe consagrar una comprensión de los vínculos entre nuestros diversos temas, dentro de la justicia social, de género, ecológica, económica, redistributiva, racial, reproductiva y sexual, para garantizar que no estamos comerciando o priorizando ciertos derechos sobre otros.

Liderazgo feminista claro y consistente: El Foro debe ser una plataforma para avanzar y encarnar los siguientes principios feministas:

  1. Respetar el derecho humano individual y colectivo a la elección de todas las personas, así como el respeto a las diversas opiniones, experiencias, opciones y derechos humanos de todas las categorías de mujeres y niñas y personas no conformes con el género.
  2. Respeto por los derechos de todas las mujeres y niñas y las personas no conformes de género a vivir libres de la opresión patriarcal, la discriminación, la coerción y la violencia.
  3. Respeto por los derechos humanos de las mujeres de todas las edades, niñas y personas de diversas orientaciones sexuales e identidades de género a la integridad corporal y la autonomía.
  4. Compromiso con la eliminación de todas las formas de discriminación y violencia, incluidas las basadas en ideas racistas, clasicistas, sexistas, ageistas, fascistas, capaces, misóginas, islamofóbicas, homofóbicas, lesbianas-fóbicas y trans-fóbicas. Esto incluye atención específica a la necesidad de abordar las violaciones de los derechos humanos y la violencia que enfrentan las defensoras de los derechos humanos, las mujeres trans, las personas no binarias, las trabajadoras sexuales, las mujeres y niñas indígenas, las mujeres y niñas con discapacidad, las migrantes y las mujeres que trabajan en conflictos, contextos posconflicto y militarizados, entre otros.
  5. Garantizar el derecho de todas las mujeres a decidir su participación económica; universalizar el derecho al trabajo decente, a un salario digno y a condiciones de trabajo seguras, despenalizadas y empoderadoras con beneficios y protección social, libres de abuso y acoso sexual; y el derecho a organizarse, hacer huelga y negociar colectivamente, incluso para las mujeres que trabajan en el sector informal, las industrias de confección, las trabajadoras sexuales, las trabajadoras domésticas, las mujeres rurales y las trabajadoras migrantes, entre otras.
  6. Compromiso de acabar con el acaparamiento de tierras y recursos, los desalojos forzosos, el desplazamiento de mujeres y el reconocimiento de los derechos de las mujeres indígenas, incluido su derecho al consentimiento libre, previo e informado (CLPI), el consentimiento continuo sobre todas las decisiones que afectan a sus comunidades y tierras, así como el respeto de sus derechos a la libre determinación.
  7. Respeto por los derechos de todas las mujeres, niñas y personas no conformes con el género a un medio ambiente sostenible y saludable, la tenencia segura de la tierra, la soberanía alimentaria y el control sobre los recursos naturales; y hacia una transición justa y equitativa de los extractivos, los combustibles fósiles y los sistemas de energía riesgosos como la energía nuclear, hacia el uso sostenible y descentralizado de las energías renovables.
  8. Respeto por los derechos humanos de todas las mujeres, niñas y personas no conformes con el género para tomar decisiones con respecto a todos los aspectos de su sexualidad y vida reproductiva, y tener control sobre ellos, incluido el derecho al aborto seguro y el acceso universal a Servicios integrales de educación sexual y de salud sexual y reproductiva para ejercer esos derechos.
  9. Compromiso con la eliminación de las desigualdades mundiales y la redistribución del poder, los recursos y la riqueza dentro y entre el Norte Global y el Sur Global, entre ricos y pobres y entre hombres, mujeres y personas no conformes con el género.
  10. Compromiso con un orden macroeconómico global justo donde los derechos humanos de las mujeres y las niñas se vean facilitados a través de la solidaridad que permita la justicia fiscal; gasto público en bienes públicos críticos, servicios y bienes comunes; y la toma de decisiones democráticas de las mujeres sobre los recursos naturales y las políticas económicas, desde el hogar hasta las instituciones nacionales e internacionales y los procesos de formulación de políticas.
  11. Compromiso con la creación de mecanismos nacionales y globales que responsabilicen a las corporaciones por las violaciones de los derechos humanos y el medio ambiente que causan o permiten a lo largo de sus cadenas de suministro, especialmente aquellas que afectan negativamente a las mujeres y las niñas y a las personas no conformes con el género.
  12. Compromiso con la protección de las mujeres defensoras de los derechos humanos y del medio ambiente, y un entorno propicio para que las defensoras de derechos humanos y otras activistas realicen su trabajo sin temor, acoso y criminalización.

Nada sobre nosotros sin nosotros: el Foro debe estar basado en principios de inclusión: involucrar significativamente a grupos de mujeres de base que estén organizados para abordar su pobreza, opresión de género y estatus marginado como habitantes de barrios marginales, minorías étnicas y religiosas, indígenas, desplazadas y seleccionadas, entre otros. Para garantizar la plena participación y evitar contribuir al trabajo de cuidado no remunerado, se necesita disponer de fondos suficientes para apoyar el tiempo, los viajes y la participación de las feministas que se organizan para el éxito del proceso Beijing + 25 y el Foro de Igualdad de Generación.

  • Parámetros específicos de las partes interesadas para la participación

Para realizar estos principios, recomendamos que cada uno de los siguientes grupos de partes interesadas tome las siguientes acciones específicas: el Grupo Central, los actores de la ONU, los funcionarios gubernamentales, los representantes corporativos y los miembros de la sociedad civil, respectivamente.

Grupo Central:

Acceso e inclusión: los gobiernos anfitriones (México y Francia) deben comprometerse a garantizar el pleno apoyo para que se otorguen visas a diversos activistas y actores feministas que buscan participar. Una medida importante del éxito del Foro será la falta de denegación de visas.

Transparencia y equidad en la toma de decisiones: El Grupo Central no debe tomar ninguna decisión con respecto al Foro si el Representante de la Sociedad Civil no está presente. El grupo principal debe proceder por consenso en lugar de contar votos. Las actas de las reuniones y las decisiones clave deben publicarse inmediatamente después de cada reunión del Grupo Central, ya sea en el sitio web de ONU Mujeres o del Foro de Igualdad de Generación.

Representación equitativa: los miembros del Grupo Central del gobierno y las Naciones Unidas inevitablemente recibirán asistencia de equipos de personal que asistirán a las reuniones; el representante de la sociedad civil también debe poder traer a los miembros asociados de CSAG, quienes asistirán sin derecho a voto.

Sin mandatos no financiados: El Grupo Central debe anunciar su compromiso de hacer del Foro de Igualdad de Generación un lugar inclusivo para las voces feministas, del Sur Global y de la juventud. La financiación concreta para apoyar la inclusión de una gama tan diversa y amplia de feministas como sea posible debe estar disponible de inmediato; tanto México como Francia, y todos los estados que deseen participar, deben presentar fondos para apoyar, como mínimo, la participación de al menos un miembro del CSAG.

Enfoque en los campeones solamente: El Grupo Central debe comprometerse a que los líderes del sector privado y gubernamental que no respeten los ideales feministas establecidos desde la conferencia de Beijing no puedan hablar en el Foro. Esto debe quedar claro desde el inicio del proceso; Hemos propuesto parámetros específicos para las partes interesadas a continuación.

Gobiernos:

No se asignarán espacios para hablar a los Estados que no hayan ratificado la CEDAW. Quienes no cumplan con los requisitos deben aceptar los estándares de presentación de informes de la CEDAW que permitirán la presentación de informes de grupos feministas de la sociedad civil independientemente de los gobiernos.

Para participar en el Foro, los estados deben haber apoyado la reafirmación de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, y otras normas de derechos humanos de las mujeres, en las negociaciones intergubernamentales en CSW64, y deben comprometerse a no censurar a las ONG o editar las demandas de las feministas, de la sociedad civil, ni los resultados del Foro, cuando informan sobre el Foro en la Asamblea General de las Naciones Unidas de septiembre de 2020.

Como criterio de participación, los gobiernos deberían comprometerse a enmarcar los marcos de políticas feministas, que priorizan la justicia de género y la integridad ambiental; consagrar los derechos humanos de las mujeres y otros grupos tradicionalmente marginados; asignar recursos significativos para lograr esa visión; y buscan, a través de su implementación, interrumpir las estructuras de poder patriarcales y dominadas por los hombres en todas las palancas de influencia. Las políticas deben ser informadas por las voces de activistas, grupos y movimientos feministas.

  1. Las políticas exteriores feministas deben incluir explícitamente la ayuda, el comercio, la defensa y la diplomacia en su alcance y, para los países donantes, deben comprometerse a aumentar significativamente las inversiones en justicia de género y para las organizaciones de mujeres en su asistencia oficial para el desarrollo (AOD) en general.
  2. Las políticas domésticas feministas deben incluir un aumento significativo de los presupuestos nacionales para la justicia de género y las organizaciones y los derechos humanos de las mujeres.

Corporaciones:

Las empresas que no cumplan con los estándares articulados por los Principios de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos, el Pacto de las Naciones Unidas y los Principios de las Mujeres Calvert no deben participar en el Foro.

Como cuestión de principio y reconociendo la gravedad de la crisis climática, y en el espíritu del feminismo interseccional, a las compañías de combustibles fósiles y mineros, sus subsidiarias o sus compañías matrices no se les permite la participación.

Los participantes corporativos deben comprometerse a:

  1. Reconocer la primacía de los derechos humanos sobre el comercio y la inversión.
  2. Reconocer su responsabilidad de detener el abuso corporativo y acatar el derecho internacional de los derechos humanos.
  3. Cumplir con sus responsabilidades de pagar impuestos y poner fin a los flujos financieros ilícitos, y no oponerse a la declaración de impuestos país por país para las empresas transnacionales

Actores de la ONU:

No se debe permitir la participación de las entidades de las Naciones Unidas que no participan o no se comprometen a un sistema de marcadores de género uniforme y objetivo, transparente y monitoreable externamente para aumentar y rastrear las asignaciones financieras para los derechos de las mujeres.

Las entidades de las Naciones Unidas que no participan o no se comprometen con las reformas del sistema para documentar, investigar, responsabilizar y garantizar la confidencialidad de toda discriminación de género o acoso sexual, violencia de género, abuso y explotación no deben participar.

Como criterio de participación, las entidades de la ONU deberían apoyar públicamente un proceso de revisión independiente para descubrir, articular y transformar la cultura interna de la ONU que perpetúa el colonialismo, el racismo, el sexismo y el ageismo.

Como criterio de participación, el Secretario General debería anunciar una campaña para aumentar la financiación de ONU Mujeres a la financiación originalmente prometida de $ 1 mil millones. El Secretario General también debe comprometerse públicamente a utilizar su púlpito para abogar con los gobiernos, incluidos los gobiernos anfitriones, por el mayor grado posible de ambición por sus compromisos de participar en el Foro.

Como criterio de participación, ONU Mujeres debería comprometerse a tener a la sociedad civil como parte votante de su estructura de gobernanza, no solo como asesor, y comprometerse a trabajar con otras agencias para hacer lo mismo.

Como criterio de participación, la ONU debería anunciar una auditoría interna de todos los USG y ASG y sancionar a quienes no respeten los ideales feministas establecidos desde Beijing.

Como criterio de participación, las agencias relevantes de la ONU deberían comprometerse a garantizar que ONU Mujeres participe en todas las misiones de paz y consolidación de la paz de la ONU como líder oficial de género para el SRSG y como la agencia de supervisión para oficiales de protección de mujeres y asesoras de género en operaciones de mantenimiento y consolidación de la paz.

Como criterio de participación, las entidades de las Naciones Unidas deberían redoblar los esfuerzos para cumplir con los objetivos de personal de la ONU en materia de paridad de género, incluso mediante la provisión de opciones de jubilación anticipada para el personal masculino y el requisito de que los estados para quienes la contratación de nacionales sea una condición para sus contribuciones a los fondos de la ONU presentar listas de candidatos con equilibrio de género para cada contratación sugerida de la ONU.

Sociedad civil

El Grupo Asesor de la Sociedad Civil debe incluir la representación de todos los grupos regionales que participan en el proceso de revisión de Beijing + 25. Los representantes regionales pueden actuar como un conducto para las voces locales y llevar información a los activistas nacionales, proporcionando un vínculo importante entre los procesos B+25 nacionales, regionales y globales.

Los representantes de la sociedad civil procederán de redes y organizaciones de la sociedad civil mundial y regional ampliamente reconocidas que tienen un historial de abogar por la justicia de género y los derechos humanos de las mujeres. Estos pueden incluir representantes de organizaciones de activistas juveniles, personas LGBTI +, mujeres defensoras de los derechos humanos, mujeres y niñas con discapacidad, mujeres y niñas indígenas y afrodescendientes, refugiados y migrantes, trabajadoras sexuales, mujeres mayores y mujeres y niñas marginadas; comunidades, así como organizaciones que trabajan en una amplia gama de temas, incluyendo derechos laborales, justicia económica, justicia ambiental, paz y seguridad, derechos humanos, justicia sexual y reproductiva, entre otros, para garantizar la representación interseccional, intergeneracional y de movimientos cruzados.

Los representantes de la sociedad civil deben comprometerse a respetar la autonomía y los derechos humanos de todas las personas y afirmar los derechos de todas las mujeres y niñas a vivir libres de opresión, discriminación y violencia. Se comprometen a promover la comprensión de los vínculos entre la justicia social, de género, ecológica, económica, redistributiva, reproductiva y sexual, y se aseguran de que no estén comerciando o priorizando los derechos de uno sobre otro.


Deja un comentario